A8A7B433-CAA3-4D73-997B-A32635847106_edited.jpg

La Memoria y el Olvido

13 de julio de 2021

Siempre me ha maravillado el proceso del  recuerdo, el hecho de conservar en la memoria imágenes, sonidos, sensaciones muy complejas y hasta sabores y olores. Las explicaciones científicas al respecto nunca me han dejado satisfecho, porque solo describen un proceso químico, la huella de una vivencia que pervive en una célula, el cerebro como un gran depósito de lo vivido, lo que hemos sido y lo que somos. 


Si la famosa magdalena de Proust sirvió para revivir un mundo y un tiempo perdidos, nada explica cómo su sabor puso a funcionar el mecanismo de la evocación. Me refiero a una prueba científica que demuestre que las papilas gustativas están conectadas a lo que vivimos y olvidamos, y que la permanencia en la memoria de ese gusto inolvidable puede desandar el largo sendero que une la magdalena con la infancia del narrador. 


Con la sutil ironía que siempre acompañaba sus sentencias, Borges dijo que la memoria existía para modificar el pasado. Se refería a que los recuerdos son siempre inventados porque el tiempo y la precariedad de la memoria hace poco fiable cualquier evocación. Su personaje Funes el memorioso es la paradigmática excepción a esa carencia, porque está condenado a no olvidarse de nada y recordarlo todo, por insignificante que sea lo recordado. Pero a su vez, el propio Borges ha dicho que lo único que no existe es el olvido. Una paradoja, claro, de las tantas que a él le gustaba exhibir. Ireneo Funes sufre y está al borde de la locura porque recuerda absolutamente todo. 


Lo siguiente que me maravilla es de qué están hechos los recuerdos. O, mejor dicho, cómo y por qué recordamos. 

Un artículo de National Geographic informa que desde la década de 1940, los científicos suponen que los recuerdos se guardan dentro de grupos de neuronas o células nerviosas llamadas ensamblajes celulares. Esas células interconectadas se disparan como un grupo en respuesta a un estímulo específico, ya sea la cara de un amigo o el olor a pan recién horneado. Cuanto más se activan las neuronas, más se fortalecen las interconexiones de las células. De esa manera, cuando un estímulo futuro active las células, es más probable que se dispare todo el conjunto. La actividad colectiva de los nervios transcribe lo que experimentamos como un recuerdo. Los científicos todavía están trabajando en los detalles de cómo funciona. 


La vida es una perpetua lucha entre la memoria y el olvido. Somos lo que recordamos, pero también lo que olvidamos. Olvidar provine del latín “oblitus” que en su deriva etimológica parte del participio oblitare del verbo oblivisci, olvidar, que a su vez reúne el prefijo “ob”, en contra de, frente a, y livisci, que significa denso u oscuro. En inglés olvido es oblivion, nombre de una de las mejores composiciones de Astor Piazzola y que menciono aquí porque su música me permite recordar -evocar- siempre que la escucho a Buenos Aires íntegra y vibrante, con sus inviernos y veranos porteños y a todos los Noninos que se fueron.